La importancia de los pies en el resto del cuerpo

Los pies son la base de todo el cuerpo. Cuando esta base sufre desalineaciones o su función se ve alterada, los efectos pueden sentirse por todo el cuerpo, dolor muscular, articular u otras lesiones serias. Más del  75% de la población sufre de hiperpronación o excesiva supinación. La mayor parte de nosotros aun no conocemos el tipo de pie que tenemos y cómo eso afecta al resto de nuestro cuerpo.

Esta imagen muestra las múltiples áreas del cuerpo afectadas por la hiperpronación. Simplemente dando un buen sustento al pie podemos mejorar la alineación de todo el cuerpo, aliviando dolores y ayudando a que el cuerpo sane por sí mismo.

Nuestros pies son el primer mecanismo de amortiguación de nuestro cuerpo – alternan la flexibilidad y la rigidez acompañando al cuerpo para absorber el impacto, adaptarse a terreno irregular y actuar como palanca para propulsarse hacia adelante. Los pies pueden clasificarse en 3 tipos según su forma de actuar frente a estos objetivos y sus características, te los explicamos a continuación.

Hiperpronación

Cuando el arco colapsa demasiado y el pie se vence hacia dentro. Esto provoca que la carga se distribuya de forma desigual. Es una de las desalineaciones más comunes del pie.

La cantidad de hiperpronación puede variar desde media hasta severa. En casos severos el pie y tobillo puede rotar hacia centro simplemente estando de pie.

¿Quién hiperprona?

La hiperpronación es por mucho el tipo de pie más común. La pronación no está totalmente relacionada con la altura del arco. Es decir, no solo los pies con poco arco hiperpronan. Personas con arcos considerables también pueden hiperpronar. Algunos de nosotros hemos tenido siempre una posición hiperpronada, otros la desarrollan con el paso de los años, el aumento de peso, un trabajo de bipedestación prolongada o la realización de ejercicio intenso.

¿Cómo sé si hiperprono?

Un desgaste acentuado en la parte interior del calzado puede indicar una hiperpronación. Aun así, lo mejor es hacerse un estudio exhaustivo. Motion&balance realiza estudios muy completos llevados a cabo por profesionales en constante formación y siempre con la ayuda de la mejor tecnología.

¿Por qué debería preocuparme la hiperpronación?

La hiperpronación puede y afecta negativamente a la alineación corporal. El hundimiento del arco interno empuja al talón hacia dentro causando también que la cadera rote en interno y la pelvis se desplace o posicione hacia adelante. Se puede producir tensión innecesaria en tobillos, rodillas, cadera y espalda.

La inflamación de la fascia plantar, metatarsalgia, problemas de tendón de Aquiles, dolor en la parte interna de la rodilla y la bursitis de cadera son sólo algunas de las lesiones relacionadas con la pronación.

¿Qué puedo hacer por la hiperpronación?

Las plantillas personalizadas han demostrado en diversos estudios tener éxito a la hora de ayudar a controlar la pronación. Además ayudan a prevenir el aumento de la misma con la edad y los factores antes mencionados.

Excesiva supinación

La supinación es una parte natural del hecho de caminar y correr. El pie rota hacia fuera, el talón se eleva y la carga se desplaza hacia el antepie para avanzar hacia el despegue.

Cuando el pie presenta una posición desplazada hacia fuera. El peso se distribuye más hacia fuera. También es conocido como déficit de pronación. El exceso de supinación reduce la capacidad natural del cuerpo de absorber impacto.

Esta rotación externa excesiva distribuye una mayor parte de la carga a la parte de fuera del pie empujando tanto el pie como el tobillo hacia fuera. Esto causa una excesiva tensión en los elementos que forman el tobillo (músculos, tendones, ligamentos) y un déficit de capacidad flexora del pie (capacidad amortiguadora). Los dedos más pequeños deben hacer la mayor parte del trabajo de empuje en el despegue, perdiendo así la eficiencia a la hora de marchas o correr.

¿Es la supinación mala para la salud?

La supinación es una parte natural del movimiento y es normal cuando ocurre de la manera adecuada. Aun así puede convertirse en lesiva si se da durante demasiado tiempo, en los momentos incorrectos, o si se da de forma descontrolada.

Esta supinación excesiva es a la que se refiere la gente cuando dicen que uno supina o es supinador. El exceso de supinación también es conocido como el déficit de pronación.

¿Es común el exceso de supinación?

El pie con exceso de supinación es de los menos comunes. Algunos de nosotros lo hemos tenido desde pequeños. Otros, es el resultado de lesiones anteriores o exceso de trabajo de músculos, ligamentos y tendones que estabilizan el tobillo, como es el caso de los esguinces.

¿Como sé si soy supinador?

No asumas que eres supinador por el simple hecho de tener un arco elevado. No es verdad que los arcos elevados por sí mismos supinen en exceso, cualquier tipo de arco puede supinar o pronar en exceso. La rigidez del arco y lesiones previas de tobillo  son factores importantes y un pie puede supinar en exceso mientras el otro no. El exceso de supinación puede ser detectado por el desgaste excesivo del zapato en su parte externa pero es mejor hacer un estudio exhaustivo.

¿Por qué preocuparse por un exceso de supinación?

Este exceso aumenta el riesgo de lesión disminuyendo la capacidad de absorción de impacto, y la eficiencia biomecánica a la hora de la propulsión o despegue. Llegan fuerzas de impacto a músculos y articulaciones de las piernas, caderas y columna. Sufre la alineación de todo el cuerpo. El talón, fémur, cadera rota hacia externo dando como resultante una posición posteriorizada de la pelvis. Los tobillos están en tensión continua, lo cual hace más difícil estabilizarlos. Esto aumenta el riesgo de esguinces, problemas de rodilla o lesión de ligamentos a los cuales se les suma la fractura de estrés, periostitis, dolor lumbar y pronación metatarsal entre otros, comúnmente relacionados con la supinación excesiva.

¿Qué se puede hacer por la supinación excesiva?

Si supina demasiado, es necesario mejorar la capacidad de amortiguación y fomentar la estabilidad y fuerza de los tobillos. Vestirse con calzado flexible seria lo ideal y en el caso de correr evitar los mecanismos de control.

Neutro

Neutro de refiere a una buena alineación entre el pie y el tobillo, en la que ambos forman una línea recta. Los pies forman una plataforma estable en la cual la carga se distribuye desde el talón hacia la parte anterior del pie.

El pie y el tobillo mantienen una línea recta. El peso se distribuye por todo el pie y talón.

Cada uno de nuestros pies puede presentar un tipo de pie distinto. Si hiperprona, uno de los pies puede pronar más que el otro.

Cualquiera que sea el tipo de pie, las plantillas personalizadas de motion&balance le dan el sustento especifico que requiere a cada uno de los pies para asegurar un buen equilibrio y la mejor funcionalidad.

¿Qué es un paso neutro?

Hace referencia a una biomecánica eficiente en la cual tanto los pies como piernas y cuerpo trabajan como deben. Para los pies, esto significa que cuando el pie choca contra el suelo prona para absorber el impacto y después supina para generar una palanca rígida que propulse el cuerpo hacia adelante. La pronación y supinación se dan de forma adecuada durante el ciclo de la marcha.

¿Son comunes los pies neutros?

Una cuarta parte de la población presenta pies neutros. También es posible que uno de los pies sea neutro y el otro hiperprone o supine en exceso.

¿Cómo saber si tengo un pie neutro?

Aunque el desgaste del calzado pueda insinuar que estamos ante un tipo de pie neutro, lo mejor es realizarse un estudio más exhaustivo.

¿Es bueno tener una marcha neutra?

Nuestro cuerpo se adapta a todo tipo de marchas. Lo importante es reconocer si la marcha está provocando que el cuerpo compense de forma ineficiente e insana. Por ejemplo, ¿has experimentado alguna lesión que pudiese estar asociada con tu alineación o tipo de marcha? ¿Está tu cuerpo trabajando eficientemente?

Contar con unos pies y una marcha neutros contribuye a una alineación correcta de todo el cuerpo, tanto de tobillos como de rodillas, y caderas. Esto favorecer una mejor biomecánica, lo cual ayuda a prevenir tensiones excesivas en músculos, articulaciones, columna y disminuir el riesgo de muchos tipos de lesiones.

Entonces si tengo unos pies y una marcha neutros, ¿no debería preocuparme, no?

Con el tiempo, el tipo de pie puede variar con la edad, el peso o el cumulo de tensiones y lesiones por actividades de gran impacto. Mayormente se desarrolla una hiperpronacion. Una buena sujeción de los pies puede ayudar a prevenir su desarrollo.

¿Debería llevar plantillas si tengo un pie neutro y una marcha neutra?

¡Depende de la plantilla! No deberías llevar una plantilla que no acompañe a tu tipo de pie. Tampoco una que no aporte una buena sujeción, interfiriendo o dificultando la forma de caminar. Tampoco debe ser demasiado rígida. Todos estos casos pueden provocar lesiones. Mucha gente disfruta utilizando nuestras plantillas personalizadas motion&balance de forma preventiva por su buen acople pie-calzado, confort y capacidad dinámica. Nuestras plantillas ayudan a mantener los músculos activos y saludables para ayudar a prevenir el desarrollo de la hiperpronación.

¿Qué pasa si no tengo un tipo de pie neutro o una marcha neutra?

Las plantillas personalizadas de motion&balance por su fabricación individualizada en base al estudio realizado se ajustan a las necesidades de todo tipo de pie y marcha favoreciendo un mejor posicionamiento y una mayor estabilidad y funcionalidad a lo largo de toda la marcha. Mediante las plantillas mejoramos la alineación corporal y su mecánica, previniendo de esta forma posibles lesiones.